Hoy hablamos con…

Aritza Goyenechea Echevarria, Director Planta Ultracongelación/Distribución de Echebastar

¿En qué consiste la ultracongelación y qué valor añadido aporta?

La ultracongelación consiste en la congelación del producto de la forma más rápida posible para mantener así todas las propiedades organolépticas y nutricionales del pescado fresco.

De esa forma, tras una ultracongelación rápida a -60° C y manteniéndolo a esas temperaturas, se garantiza que cuando el producto se descongele, su color, olor, sabor y propiedades nutritivas, sean las de un pescado fresco recién capturado.

No debemos olvidar que una característica de nuestro pescado es la frescura. A diferencia de la creencia generalizada de la inferior calidad del pescado congelado, con la ultracongelación garantizamos que se mantiene la frescura del pescado tal y como se encontraba justo antes de ultracongelarlo y tras una correcta descongelación, el producto mantiene todas sus propiedades organolépticas intactas.

¿Qué papel juega la planta de ultracongelación de Erletxe (Galdakao), en el proceso productivo de la compañía?

La planta de ultracongelación de Erletxe se concibió como el último eslabón de toda la cadena de valor de ECHEBASTAR. Desde la pesca, a la ultracongelación, transporte y almacenamiento y venta del producto al consumidor final. Además, la planta nos permite tener de primera mano el feedback de retailers, distribuidores, canal Horeca y consumidores finales.

Contamos con una flota que ultracongela a bordo a -60° C, la logística controlada en contenedores Superfreezer, la planta de procesado en Vigo y la planta de Erletxe para la preparación final de los pedidos. Se garantiza la TRAZABILIDAD TOTAL y toda nuestra cadena está certificada con los más altos estándares de calidad (IFS, Cadena de Custodia MSC, etc).

¿Cuál es su historia?

Echebastar toma una decisión estratégica con la construcción del Alakrana, donde se incluye la capacidad de ultracongelar a bordo a -60° C, y esto permite la diversificación de productos y mercados. Por una parte, la congelación tradicional para la elaboración de conservas y por otro lado la ultracongelación, para la fabricación de productos para consumo humano directo.

Otro hito importante es la construcción de los siguientes barcos de la compañía, que incluyen también la tecnología de ultracongelación y consiguen aumentar la capacidad productiva de este tipo de producto, así como su estandarización en términos de calidad con la creación de grupos de trabajo especializados.

Finalmente, se decide invertir en una planta de procesado y comercialización para dar continuidad al proceso productivo llevado a cabo por los buques. Con ello, se consigue tener un control exhaustivo de los lotes de pescado elaborados por los diferentes barcos y tener un continuo feedback de la planta a los barcos. Además, desde ahí llegamos al consumidor final directamente o vía retailers o distribuidores y analizamos la aceptación del producto y su posicionamiento en el mercado actual. De este esfuerzo colectivo nace la marca “Alakrana”.

Toda esta cadena productiva es controlada por personal propio de Echebastar. Asimismo, con la colaboración de partners estratégicos podemos ofrecer una gama de producto realmente amplia que va desde productos descongelados refrigerados, productos ultracongelados, semiconservas como los ahumados y conservas de atún tanto en lata, vidrio o pouch.

El aumento en la producción de pescado ultracongelado ha sido continuo y su implantación tanto en mercados nacionales como internacionales ha sido constante.

¿Cuáles son los mayores obstáculos a los que te enfrentas en el día a día?

La mayor dificultad es la variabilidad del propio pescado, ya que no todo es uniforme en tamaño, calidad, etc. Como decía mi antiguo encargado en una conservera, “esto no es hacer tornillos”, por lo que hay que ser flexible en producción y en el departamento comercial para ofrecer a cada tipo de cliente lo que espera de nuestro producto.

Sin embargo, con el trabajo de supervisión en los barcos y en la planta procesadora de Vigo, conseguimos clasificar de forma eficaz el pescado que nos llega a la planta de Erletxe.

¿Qué retos se presentan en el futuro?

Debemos ser flexibles y ágiles frente a los cambios y ofrecer en cada momento lo que el cliente nos demanda. Para ello, estamos trabajando en el desarrollo de nuevas líneas de negocio y de nuevos productos, siempre desde un enfoque de mejora continua, seguridad alimentaria y sostenibilidad.

Asimismo, apostamos por certificados de calidad como IFS Food que garanticen a nuestros clientes la calidad y seguridad alimentaria de nuestros procesos y productos y, por supuesto, damos continuidad con la Cadena de Custodia MSC al gran esfuerzo pionero que realizó la pesquería al obtener la Certificación MSC.

¿Cómo han afectado estos tiempos convulsos debido al COVID?

Lo primero fue trabajar por la seguridad de nuestros trabajadores. En tal sentido, destacaría el esfuerzo realizado por todos para conseguirlo. También fue efectivo el teletrabajo de los trabajadores en tierra.

Hay que tener en cuenta que la pandemia afectó gravemente a la Hostelería, que es un pilar importante de nuestro negocio, pero eso se compensó en parte con la subida de los retailers. También fue destacable el aumento de la venta online durante este periodo.

El hecho de poder ofrecer nuestros productos online de forma segura y diligente nos proporcionó la fidelidad de muchos consumidores que se han acostumbrado a este tipo de compra. A día de hoy son auténticos “Tunalovers Alakrana”.

#Alakrana #Echebastar #SomosTunalovers #Atún

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.